Just another WordPress.com site

A L B O R A D A

A la orilla del mar, en la noche,

dormida quedé.

Despertóme la ráfaga fría

del amanecer.

Aún el sol no se alzaba en Oriente

cuando desperté.

Más brillaba en el cielo la estrella

del amanecer.

En tus lóbregas sombras, ¡Oh Diós!

Cuanto dormité,

sin pensar que llegaba la hora

del amanecer.

Hoy, por fín, en mi claro horizonte

despunta la fé…

¡ Y ya siento en mis venas el frío

del amanecer !.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s