Just another WordPress.com site

En el Paraiso… (soneto)


Eva miró despacio al Paraiso,
a los labios de Adán, a sus preguntas,
al cielo, donde ya volaban juntas
de dos en dos las aves. Eva quiso
preguntarse en su carne el impreciso
primer ardor, y halló sus manos juntas
con las de Adán, y juntas las preguntas
también boca con boca, de improviso.
Cantaba la naciente primavera,
madrugadoramente muy temprana
en la sangre de Adán por vez primera.
Ascendía gloriosa la mañana,
y la inmortalidad del hombre era
un gusano royendo una manzana.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s