Just another WordPress.com site

La marcha

 El está lejos

no le tengo aquí

el está ausente

quizá piense en mi.

Si algún día volviera

y nuestras miradas se cruzaran

que dicha ¡Dios del Cielo!

gran alegría me llevara

Pero así, sin su mirada,

mi vida está vacía

mi alma llora, rendida

mi corazón salta, partido.

El está lejos

no le tengo aquí

el está ausente

quizá piense en mí.

¿Porqué? ¿Porqué aquél día,

necia de mi, le dejé ir

si de antemano sabía,

que sin el no podría vivir?

Y ahora, hundida en mi pena,

lloro en silencio mi soledad

y sigo esperando, esperanza,

que algún día el volverá.

El está lejos

no le tengo aquí

el está ausente

quizás piense en mi.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s